CMD: El 84% de los chilenos no comprende adecuadamente lo que lee

"Los lectores entre 15 y 34 años tienen un nivel de comprensión lectora mejor que los de 35 a 65 años". "Un 3% de la población logra evaluar críticamente o formular hipótesis derivadas de conocimientos especializados en relación con el tema del texto". "El 84% de los chilenos no demuestra una comprensión adecuada de textos largos y complejos cuyo contenido no les resulta familiar". 

Estos son algunos de los resultados dados a conocer en el marco del Seminario "Hacia una sociedad lectora" y que corresponden a la Prueba de Comprensión Lectora aplicada a 1.217 personas a lo largo del país. La iniciativa fue impulsada por el  equipo del Plan Nacional de Fomento de la Lectura Lee Chile Lee del Consejo de la Cultura y las Artes y desarrollada por el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile, institución que se adjudicó un proceso de licitación pública para efectuar la investigación.

El estudio tuvo tres versiones según el grupo etario: 9 a 11 años, 12 a 14 años y 15 a 65 años. Esto en el contexto del Estudio de Comportamiento Lector que además de la Prueba, incluyó una encuesta a las mismas personas y un estudio posterior que cruza la información obtenida para ahondar en la influencia de los índices de lectura en el desarrollo económico y social del país.

"Independiente de lo que digan los indicadores económicos, un país que no lee es un país pobre; los ciudadanos con bajos niveles de educación tienen menos oportunidades y herramientas para alterar su propio destino", fueron las palabras enviadas por el Ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke, quien no pudo asistir por imprevistos en su agenda. "Esta es la visión frente a la Lectura que recogemos como Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. A través de nuestra participación en el Plan Nacional de Fomento a la Lectura, asumimos un rol activo para impulsar  investigaciones que aporten y exploren los diferentes campos de acción a los que se deben orientar las iniciativas de promoción de la lectura" dijo Paz Balmaceda, secretaria ejecutiva del Consejo, en representación del Ministro.

¿Cuál es el diagnóstico?

"Para cumplir con los objetivos del estudio fueron diseñadas dos versiones de Encuesta de Comportamiento Lector, diferenciadas por el grupo etario al que se encuentran dirigidas: 9 a 14 años y 15 a 65 años. Ambas versiones de instrumentos se encuentran compuestas por dos cuestionarios: Individual y Hogar", explicó Lorena Rivera, investigadora del Centro de Microdatos, antes de comenzar con la entrega de los resultados.

"Los datos arrojan que del  total de los encuestados, un 11% se considera como no lector mientras que el 38%  poco lector, un 32% lector moderado, un 16% un lector frecuente y sólo un 3% se define como un lector muy frecuente", dijo Rivera.

Quiénes se declaran a sí mismos como lectores frecuentes leen más en todos los formatos que los no lectores, lo que determina que la autopercepción coincide con la frecuencia declarada.

Lo cierto es que en su tiempo libre los chilenos prefieren ver televisión (37%), escuchar radio (16%) o practicar deportes (9%), entre otras que resultan menos seleccionadas, como la lectura, ya que sólo un 6% de los chilenos la elige como primera preferencia de actividad en el tiempo libre. Ello se ratifica al comparar las horas destinadas a la lectura y a la televisión tanto en la semana como en el fin de semana. Las personas ven televisión de lunes a viernes casi el doble de horas que le dedican a la lectura  (2,9 horas a la televisión, versus 1,6 a la lectura) y el fin de semana esta relación aumenta a más del doble (3 horas a la televisión en relación a 1,3 a la lectura).

Según la encuesta, un 29% de las personas declara leer libros en formato impreso de manera frecuente, un 51% de manera ocasional, mientras un 20% se autodefine como no lector de libros. Los chilenos señalan leer 5,4 libros promedio al año, los que obtienen comprando en librerías (35%), pidiéndolo prestado a algún familiar (29%) o biblioteca (11%), entre otras maneras. La elección del libro pasa para una importante proporción de chilenos por la temática del libro (52%), seguido de recomendaciones de profesiones (16%) o amigos (13%), entre otras opciones.

Un 41% de las personas declara leer el diario en formato impreso de manera frecuente, un 36% de manera ocasional, mientras un 24% se autodefine como no lector de diarios. Al consultar por la lectura digital, el diario resulta ser el leído más frecuentemente a través de este medio (32%), en comparación a los libros (12%) y revistas (8%). Adicionalmente se observa que el quinto quintil declara leer con mayor frecuencia diarios respecto de los otros quintiles.

Respecto a la pregunta "¿Para qué leen los chilenos?", el 44% declara leer únicamente por gusto u ocio, mientras que un 32% lo hace sólo por trabajo y/o estudio y un 24% lo hace por ambas alternativas. A medida que aumenta la edad también lo hace la cantidad de personas que declaran leer por gusto y ocio.

"El cruce de la información obtenida en la encuesta con la de la prueba, arroja que las personas que se autodefinen como lectoras frecuentes obtienen mejores puntajes en promedio en la prueba de comprensión lectora que los que se declaran como no lectores o poco lectores. Del mismo modo, las personas que declararon no entender o entender poco de lo que leen, obtienen peores puntajes en la prueba de comprensión lectora en relación a los que los que declaran entender todo o la mayoría de lo que leen", dijo la investigadora.

Impacto de los índices de lectoría en el desarrollo económico y social del país

"La conclusión más importante del estudio es que pasar del nivel 3 al 4 en la escala de desempeño del comportamiento lector, aumentaría el ingreso por hora en un 7.6%, indicando que la capacidad lectora puede afectar el crecimiento económico a través de aumentos en productividad en el mercado del trabajo", señaló Esteban Puentes, investigador del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile. 

Además explicó que la experiencia mantiene una relación no líneal con el ingreso por hora, los resultados muestran importantes diferencias de salarios entre Santiago y el resto del país y la relación entre años de escolaridad e ingreso por hora sigue la evidencia nacional e internacional donde un año adicional de educación aumentaría el ingreso por hora en 11,2%. 

Las diferencias en capital humano muestran que un 32% de brecha del PIB chileno con el PIB promedio de la OCDE podría vincularse con brechas en capacidad lectora de la población. "Resultado a considerar para la evaluación de crecimiento económico del país", señaló Puentes. 

¿Qué se viene?

A partir de los resultados obtenidos, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes tiene planificada la aplicación de la Encuesta de Comportamiento Lector cada dos años, de manera de identificar la evolución de los índices y prácticas lectoras y del cumplimiento de metas del Plan Nacional de Fomento a la Lectura Lee Chile Lee.

Muestra

La muestra de este estudio es representativa a nivel nacional de la población entre 9 y 65 años de edad y está constituida por 1.217 personas, residentes en viviendas particulares del país. Ellas fueron visitadas en sus hogares entre los meses de junio y agosto del año 2011, donde respondieron tanto la Encuesta de Comportamiento Lector como de la Prueba de Comprensión Lectora, en la versión correspondiente a la edad del encuestado seleccionado. 

Presentaciones

Trayectoria Lectora, Karla Eliessetch

Comprendemos lo que leemos, Paula Espinoza, investigadora Centro de Microdatos

Diagnóstico de Lectura en Chile, Lorena Rivera y Valentina Riveri, investigadoras Centro de Microdatos

La lectura como factor de desarrollo, Esteban Puentes, investigador Centro de Microdatos

 

 

Compartir:
https://uchile.cl/u77696
Copiar