Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Instituto de la Comunicación e Imagen

Madre de la actual subdirectora del Instituto, María Eugenia Domínguez

ICEI lamenta el fallecimiento de la periodista y ex docente de la Escuela de Periodismo de la U. de Chile, María Eugenia Saul

Corresponsal en Centroamérica mientras estuvo en el exilio después del golpe militar y parte del equipo fundador de la revista Punto Final, fue docente en nuestro país y Canadá. Escribió hasta hace pocos años y su legado aún es recordado por generaciones de reporteros y reporteras tanto en Chile como en América Latina.

La noche de este 22 de mayo se dio a conocer el sentido fallecimiento de la periodista egresada de la Universidad de Chile, María Eugenia Saul Urquieta, ex docente de la Escuela de Periodismo de nuestra universidad y madre de la actual subdirectora del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, profesora María Eugenia Domínguez.

Saul fue una destacada comunicadora, quien comenzó el ejercicio de su carrera en la década de los 60. Junto con un arduo trabajo social, se destacó por su desempeño en medios como Radio Corporación, para luego ser parte del equipo fundador de la Revista Punto Final, donde trabajó junto a Clotario Blest -fundador de la ANEF y la CUT-, José Carrasco, Ernesto y Augusto Carmona, Augusto Olivares, Máximo Gedda, entre otros. Creada por Mario Díaz y Manuel Cabieses, la publicación buscó crear un espacio para el desarrollo de un periodismo libre, donde los autores pudieran expresarse de acuerdo con su conciencia, según relata Patricia Torres en la reseña histórica de la extinta revista.

Militantes y no militantes, dirigentes, lectores u observadores no sólo encontrarían en Punto Final una fuente de información sino también un puente con los movimientos sociales y políticos en el mundo, con sus formas de organización, su pensamiento y las bases de su historia. Sería también PF una suerte de tribuna escrita para debates y polémicas”, expresó María Egenia Saul en un artículo publicado el 28 de septiembre de 2015 en conmemoración de los 50 años de la revista.

Recordada como una mujer comprometida con el periodismo de calidad y con un fuerte sentido social, Saul ejerció como docente en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile a fines de los años 60, donde llegó tras la reforma universitaria que permitió la participación de la comunidad universitaria en el gobierno de las instituciones de Educación Superior. Ahí, conoció y trabajó junto a destacados académicos de nuestra Escuela, como Gustavo González, quien hoy destaca su carácter profesional y apasionado por las comunicaciones.

“María Eugenia siempre tuvo un interés por desarrollar un periodismo con un fuerte sentido social y político, haciendo de ella una muy buena profesional, pero igualmente una muy buena persona. Fue muy solidaria siempre con quienes la rodearon. La última vez que tuve oportunidad de verla fue en un homenaje que organizamos con la Escuela para el periodista Luis Durán, donde ella participó muy comprometidamente. Todos quienes somos parte de su generación la recordaremos con mucho cariño y admiración”, comentó el también periodista y ex director de la Escuela de Periodismo de la U. de Chile.

Luego del golpe militar de 1973, Saul partió al exilio a México, desde donde se trasladó junto a su familia a Nicaragua para ser parte del equipo periodístico internacional de la agencia Interpress Service que dio cobertura a la Revolución Sandinista durante los años 70’s. Posteriormente se mudó a Canadá, donde vivió por varios años y continuó su carrera docente en el Departamento de Sociología del Cégep Edouard-Montpetit de Quebec hasta 2002, volviendo a Chile recientemente.

Hasta hace muy poco tiempo continuó escribiendo para medios digitales. En “Diario de una paciente del Hospital del Salvador”, relató la espera de un mes para ser operada una fractura doble al húmero. “Es una suerte de diario de vida que no hubiera deseado escribir, ni menos publicar, pero me obligo por mí y por muchísimas otras personas. En la discusión de la crisis global de la salud pública, esas personas no tienen voz. Algunas la han perdido antes de entrar al hospital, otras tienen miedo de rebelarse porque quizás tendrán que volver, y las terceras, simplemente no tienen fuerzas: "Somos pobres, nos botan aquí, no podemos hacer nada", es la primera confidencia que recibo, sostiene la periodista al inicio de su crónica.

María Eugenia vivió los últimos años acompañada de sus hija, la profesora Domínguez, su nieta, la actual estudiante de periodismo de la U. de Chile, Eloísa González, las tres con vocación de comunicadoras comrprometidas con las luchas sociales. Alcanzó a ser testigo de los inicios del estallido social del 18 de octubre de 2019 y siempre miró con ojo crítico el rol de los medios de comunicación en la reproducción de las desigualdades de nuestra sociedad.

 

  • Compartir:
    https://uchile.cl/u163675
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: