Disponible para escuchar en Internet:

Sanfuentes y Kimmel lanzan disco en colaboración remota entre Santiago y París.

En su incesante búsqueda por materializar sus inquietudes expresivas a través de la música, el académico del Departamento de Artes Visuales de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, Francisco Sanfuentes se acercó a través de redes sociales al guitarrista norteamericano Allan J. Kimmel, quien reside en París y difunde su creación en el  proyecto musical titulado Departute Street.

“Escuché Departure Street por casualidad en un programa de radio norteamericano y me llamó la atención de inmediato la atmósfera que proponía, una aparente simpleza no anclada en virtuosismos, pero de gran riqueza de textura y capas. Había cierta melancolía y humildad que predominaba y la sentí muy cercana”, comenzó explicando el artista nacional.

“Por mi parte, me sentí halagado de que otro guitarrista apreciara mi música (¡O incluso tuviera la oportunidad de escucharla!). Cuando hice una búsqueda de la música de Francisco y la escuché, la encontré muy innovadora y bastante conmovedora. De hecho, estaba un poco intimidado por su arte y nivel de creatividad. Me di cuenta de que lo que estábamos haciendo con la guitarra era bastante diferente, pero dentro del mismo espíritu de evolución de la música ambiental alternativa”, acotó Allan Kimmel.

Así comenzaron a trabajar a distancia, de forma similar a lo realizado entre Francisco Sanfuentes y Federico Balducci con los discos “Pas Perdu” y “El Velo de lo Irrepresentable” y fue tomando forma este tercera producción musical realizada en a distancia de forma on line y que lleva por nombre Été  / Hiver. 

“Trabajar en colaboración además de implicar sumergirse en el lenguaje y mundo sonoro de otro, implica también un ejercicio de aprendizaje, situarse en el lugar del otro, aprender de esa música. Por mi parte ya había hecho este ejercicio de colaboración a distancia con Federico Balducci y es un proceso de constante sorpresa y entrega  que finalmente no es tan complejo desde el punto de vista técnico-  creativo”, detalló Sanfuentes.

“Si el estilo de Francisco hubiera sido demasiado similar al mío, probablemente no hubiera buscado la colaboración. Pero la oportunidad de trabajar con alguien que aportó ideas y habilidades muy diferentes al proyecto fue, por un lado, un gran desafío y, por otro lado, una excelente oportunidad para desarrollar mi propio talento y crear algo único en términos de un sonido musical global”, agregó el norteamericano.

Un disco que debe su existencia al Internet, herramienta tecnológica que les sirvió a los artistas para facilitar y concretar su trabajo. “Aunque podemos lamentar hasta qué punto la tecnología moderna ha tenido un efecto despersonalizador en nuestras vidas, especialmente para músicos mayores como Francisco y yo, está claro que este álbum no podría haberse hecho sin Internet, los nuevos desarrollos en tecnología musical y el apoyo de estaciones de radio independientes y redes sociales”, señaló el guitarrista estadounidense.

A lo que Francisco Sanfuentes agregó: “La pandemia obligó a abrir nuevos caminos, la necesidad creativa o productiva no se puede aplacar con el encierro ni las circunstancias. Este tiempo está lleno de ejemplos de ello. La historia de las artes en general nos enseña que dicha necesidad de hacer y luego de comunicar lo que se hace ha estado presente en circunstancias aún más desastrosas”

Precisamente ese trabajo remoto, le da un carácter particular al disco, así lo manifesto Kimmel, quien afirmó que “está claro que si hubiéramos estado trabajando juntos cara a cara en el mismo estudio, el resultado general sin duda sería diferente. Pero el aspecto remoto, aunque carece del potencial de retroalimentación instantánea, eliminó cualquier tipo de presión de tiempo. Como resultado, fue posible ser más libres, reflexionar y dejar que las ideas se incuben antes de surgir como algo para compartir con el otro”.

Coincide con esa visión el artista nacional, quien dio a conocer que “otra característica importante es que a diferencia del trabajo presencial donde todo se va resolviendo y confrontando en el momento, esta modalidad de trabajo a distancia implica para mí que en muchos sentidos hay que deponer lo propio, las grabaciones que recibimos son un objeto ya bastante trabajado editado, con un carácter más definido, ahí no puedo superponer mis ideas así sin más, eso requiere dejarse llevar por lo escuchado, dialogar con ello, sumarse, entretelar el propio sonido”.

En ese contexto surge 'Été / Hiver  (verano / invierno en francés), un título que se relaciona con las estaciones del año que transcurrían mientras realizaban el disco. “Cuando empezamos a trabajar juntos en el álbum, acababa de llegar el invierno a Chile y el verano a Francia, por eso yo estaba intrigado por el hecho de que estábamos creando música en estaciones contrastantes. Y creo que las estaciones influyen en nuestro espíritu y tienen un impacto en la música que creamos”, contó Allan Kimmel.

Sanfuentes en cambio contó que “no pensé tanto en temáticas específicas para el disco, sólo quería dialogar con la música. Los títulos de las pistas las fue proponiendo Allan, y cada vez estuve de acuerdo con lo que las palabras evocaban. Tal como dice Allan, este disco dice más sobre nuestras psiques individuales que van cruzando la vida de modo transversal, más que circunstancias particulares, aunque esas siempre están ahí, incluso inespecíficamente”.

A esto se suma la realización del disco en el marco de una pandemia mundial que según los artistas le da una impresión general más oscura que la de un álbum ambiental más convencional.

“Sería ingenuo suponer que esto no tiene nada que ver con los problemas encontrados a nivel mundial por la crisis del Covid-19. Grabamos el disco durante el segundo año de la pandemia, un período caracterizado por encierros, paranoia y pérdida. Esta realidad probablemente tuvo un impacto en nuestras emociones y, por extensión, en la música que tocábamos. Esto no quiere decir que el álbum resultó ser triste; de ​​hecho, creo que, en general, las canciones, tal vez mejor tipificadas por A Single Source of Light y Lost In Dream Time, son relajantes, pero con un borde más duro”, explicó el guitarrista norteamericano.

Asimismo el disco Été  / Hiver es una propuesta que surge de un respeto mutuo entre ambos artistas y que dio como resultado un intercambio productivo y eficiente. “En este sentido, recuerdo una entrevista con el músico Ben Gibbard, quien describió la forma en que se produjo el primer álbum de Death Cab for Cutie de forma remota, con los miembros de la banda enviándose diferentes partes de cada canción entre sí. En ese momento, pensé que debía ser increíblemente difícil trabajar de esa manera, si no imposible, pero de hecho, el proceso de hacer Été /Hiver con Francisco resultó ser sorprendentemente fácil”, manifestó Kimmel.

Otros temas como Memories of a Good for Nothing, tienen un carácter más distópico o postapocalíptico. “Tal vez estoy pensando demasiado en esto, pero sí Francisco y yo volvemos a colaborar juntos, lo cual espero que sea el caso, el resultado final puede ser tan oscuro o desafiante como Été Hiver, incluso si la pandemia es solo un recuerdo lejano. Ahora, depende del oyente discernir los elementos veraniegos más claros y los invernales más oscuros dentro de cada pista, pero creo que están ahí, aunque no estén planeados”, concluyó Kimmel.

La invitación es para acceder al disco Été /Hiver de Francisco Sanfuentes y Allan Kimmel, desde este viernes 21 de enero a las 22:00 hrs. en las plataformas "Bandcamp de Departure Street" y "Francisco Sanfuentes Sonidos Precarios" además de Youtube Allan Kimmel y Sonidos Precarios

Compartir:
https://uchile.cl/u183677
Copiar