Como Puchuncaví, Quintero y Ventanas

Aplicación puede monitorear a distancia el sistema respiratorio de los habitantes de zonas contaminadas

El equipo liderado por el profesor Néstor Becerra Yoma, director del Laboratorio de Procesamiento y Transmisión de Voz (LPTV), con la colaboración de los profesores César Azurdia, Claudio Estévez y Sandra Céspedes, todos del Departamento de Ingeniería Eléctrica (DIE) de la Universidad de Chile; más la Dra. Laura Mendoza y su equipo de la sección de neumología del Hospital Clínico (HCUCH) de la misma Casa de Estudios, desarrollaron una tecnología capaz de evaluar la dificultad respiratoria o disnea utilizando como mecanismo la voz, a través de la telefonía celular o fija aplicando técnicas de Inteligencia Artificial (IA).

La tecnología fue evaluada con numerosos ensayos clínicos durante el 2021 y validada en el laboratorio por sus resultados positivos, y ahora se encuentra a la espera de poder ser aplicada y masificada por una institución pública o empresas privadas que deseen invertir en la salud de los afectados.

En el actual contexto, la aplicación podría monitorear las personas intoxicadas en las comunas de Quintero, Ventanas y Puchuncaví producto de los gases tóxicos que se mantienen en la denominada “Zona de Sacrificio”, como ha sido reconocida por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) debido a que sus habitantes se encuentran expuestos a las consecuencias de las actividades productivas que impactan en la calidad del aire.

Al respecto, la doctora Laura Mendoza, experta en enfermedades respiratorias en adultos con un alto interés en enfermedades pulmonares, destaca que la nueva tecnología “puede ayudar a tener un seguimiento más confiable de la disnea, y tener más seguridad de la evolución y respuesta a tratamiento de enfermedades respiratorias tanto agudas como crónicas. También, como herramienta puede dar un signo de alerta a un paciente que se encuentra a distancia cursando una neumonía, porque puede indicarle un mayor riesgo de agravarse y deba ser evaluado de forma presencial y ser hospitalizado, en forma oportuna".

Otro beneficio de esta nueva tecnología, detalla la especialista del HCUCH, "es que siendo una herramienta remota, tiene la ventaja de ser usada en pacientes que se encuentran alejados de centros de atención, por ejemplo, en zonas rurales y principalmente en adultos mayores o con condiciones que les impiden trasladarse a los centros de atención de salud".

El líder del proyecto, el profesor Néstor Becerra, comenta que para funcionar, "la aplicación telefónica o web para smartphone, utiliza IA y le pide al usuario que pronuncie algunas fonetizaciones controladas. Como a veces la persona pronuncia otras palabras o frases, usamos tecnología de reconocimiento de voz basado en  'machine learning' para eliminar lo que no interesa. Después usamos 'Deep Learning' para estimar el grado de disnea o dificultad respiratoria”.

"Creemos que puede colaborar con mejorar el futuro de las atenciones clínicas a distancia y aportar en el monitoreo de la ocurrencia de las enfermedades broncopulmonares y de contaminación ambiental. Ya sea detectando o haciendo un seguimiento de enfermedades broncopulmonares, mejorando la calidad y bienestar de los pacientes en el sistema de salud en Chile y en el extranjero”, finaliza el profesor de la Universidad de Chile, Néstor Becerra Yoma.

La nueva aplicación telefónica de respuesta de voz inteligente (IVR) fue dada a conocer como novedad tecnológica en el 52º Congreso Chileno de Enfermedades Respiratorias 2021

Compartir:
https://uchile.cl/u187698
Copiar