Junto a un repaso de los 69 años de la Escuela de Periodismo

Facultad realiza la Cuenta Pública del ICEI de la U. de Chile 2018-2022

Con la presencia de la comunidad, se realizó la cuenta pública 2018-2022 del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile. La presentación estuvo a cargo de la profesora Loreto Rebolledo, decana de la Facultad de Comunicación e Imagen, quien comenzó relatando el impacto de la revuelta social de 2019 y la pandemia del Covid.

“Las bases de nuestra convivencia social se vieron conmovidas por la revuelta, que nos obligó, en tanto comunicadores, a salir a las calles a documentar e informar lo que estaba ocurriendo, en un contexto en que los periodistas de medios eran repudiados por los manifestantes, debido a la información sesgada que entregaban los medios tradicionales”, manifestó la decana de la FCEI.

Sobre la pandemia, Rebolledo sostuvo que esta tensionó en diversos ámbitos, imponiendo la obligación de responder a las necesidades que implicaron clases en línea y mejor conectividad. “Toda la comunidad respondió, y aunque las condiciones de enseñanza –aprendizaje telemático no fueron las ideales, logramos salir adelante gracias al esfuerzo de profesores/as y estudiantes. El compromiso de las y los funcionarias y funcionarios permitió seguir pagando a tiempo los sueldos y mantener la actividad administrativa”.

Asimismo, la decana destacó las ventajas del trabajo a distancia para facilitar el intercambio con académicas y académicos de otros países y sobre todo con estudiantes de regiones que pudieron sumarse a los cursos de postgrado y formación de extensión. “Hoy contamos con tecnología que permite hacer docencias híbridas”.

Compromisos hacia la Facultad de Comunicación e Imagen

Dentro de los compromisos de la gestión del periodo 2018-2022, la profesora Rebolledo hizo hincapié en que el mayor desafío fue el avanzar hacia la creación de la Facultad. “Para ello hubo que abocarse al fortalecimiento académico, lo que exigía aumentar el número de profesoras y profesores con perfil de investigadores/creadores, así como de líneas de desarrollo profesional”, explicó.

De esta forma, en los últimos cuatro años aumentaron las jornadas de académicas y académicas, lo que ha permitido robustecer diferentes líneas de trabajo en cine, periodismo digital, radial escrito y de investigación en comunicación. Junto a ello, “se ha estabilizado la matrícula y logrado poner en régimen los currículos. Así, en Cine y Televisión hemos desarrollado nuevas líneas formativas en los ámbitos de animación y videojuegos. Mientras que, en Periodismo, la pandemia retrasó el fortalecimiento de las competencias escritas y narrativas que han sido un sello de la carrera, sin embargo, la revista Doble Espacio se creó como un medio de comunicación que permite la difusión de trabajos de las y los estudiantes”, recalcó la decana de la FCEI.

Por su parte, en la Dirección de Asuntos Estudiantiles y comunitarios, DAEC, la profesora Rebolledo destacó el trabajo avanzado en el fortalecimiento de las habilidades autorregulatorias académicas o profesionales en contextos de alta diversidad, con la entrega de orientación psicológica, psicopedagógica y tutorías de acompañamiento entre estudiantes pares y el trabajo con el CECO (Centro de Estudiantes de la Comunicación) en temas de salud mental e inducción a las y los mechonas y mechones 2022.

Respecto al desarrollo del postgrado, la autoridad señaló la importancia de contar con los tres magísteres acreditados (Comunicación Política, Cine Documental y Comunicación Social), la mayor articulación que hoy existe entre pre y postgrado, que ha permitido un crecimiento en la matrícula y un aumento en la oferta formativa.

“En lo estratégico, se ha buscado incrementar la colaboración interdisciplinaria con otras unidades académicas de la Universidad. Con ese objetivo se ha trabajado en la creación de un magíster en escritura creativa con la facultad de Filosofía y Humanidades y se está discutiendo con la Facultad de Artes la creación de un Doctorado por obra”, resaltando además el incremento en el número de estudiantes gracias a los convenios con las Seremías de Cultura en Ñuble, O’Higgins, Bío Bío y Los Lagos para la capacitación de funcionarios/as y profesores/as.

La profesora igualmente destacó la creación de la Oficina de Relaciones Internacionales, que con la colaboración activa de algunos/as investigadores/as ha permitido establecer acuerdos de colaboración y convenios con universidades de Latinoamérica y otras regiones, “ampliando así el trabajo de investigación colaborativo más allá de nuestras fronteras, así como la movilidad de académicas, académicos y estudiantes”.

Respecto a la extensión y vinculación con el medio, la decana enfatizó en la llegada a las regiones, labor que ha cumplido la Radio Juan Gómez Millas con la red de radios comunales y a través del trabajo colaborativo con la Facultad de Ciencias Sociales para la elaboración y difusión de los cursos masivos de Uabierta. “En temas audiovisuales, destacan las colaboraciones con Arica doc y el Centro Cultural de San Antonio, junto a nuestra presencia en la gobernanza de la plataforma multimedios de la Universidad. En el caso de la televisión universitaria, cobra especial relevancia por la responsabilidad de una profesora del ICEI como directora del canal, lo que abre interesantes perspectivas de colaboración”.  

Desarrollo organizacional   

En este ámbito, la profesora destacó la colaboración triestamental en diferentes comités y comisiones, en los que se abordaron definiciones de política académica, económica y de relaciones interpersonales, cuya puesta en marcha involucró al conjunto de la comunidad ICEI. “Para lograrlo se propició la paridad de género, lo que se hizo extensivo a las comisiones de concurso, evaluación y calificación”, enfatizó.

En ese sentido, Rebolledo resaltó el trabajo realizado por los tres estamentos en la elaboración del Plan de Desarrollo de la Unidad (PDU) y la departamentalización por parte de las y los académicos, instancias que “permitieron un intercambio importante tanto para profundizar en el conocimiento de las personas como de las diversas áreas de trabajo del Instituto, y fue fundamental para alinear a la comunidad en torno a un proyecto común”.

En cuanto al paso a Facultad, la decana también señaló que fue necesario revisar las diversas áreas del Instituto con miras a la nueva estructura de gestión académica-administrativa. “Se decretaron direcciones y escuelas, se establecieron nuevos reglamentos, se consolidaron áreas. También se instaló apoyo jurídico, se fortaleció a la Dirección Económica y Administrativa, el área audiovisual y la DAEC”.

Junto con ello, Rebolledo agregó que se revisó la escala salarial haciendo las correcciones según funciones, escalafón y grado de las y los funcionarias y funcionarios, además de la contratación de personas que realizaban actividades recurrentes bajo convenio de honorarios.

En proceso

En relación a los procesos de la Facultad, actualmente en curso, la profesora Rebolledo mencionó los avances de la adecuación del currículum, acreditaciones y/o certificaciones de los programas de pregrado, que van fuertemente relacionados a la “aplicación de las innovaciones propuestas en la actualización del modelo educativo y a la realidad siempre cambiante de los escenarios comunicacionales y mediáticos en los que deberán desenvolverse las y los estudiantes al salir de la universidad”.

Otro aspecto importante fue la integración de la extensión a la docencia en el itinerario formativo, fortaleciendo los espacios extra curriculares como instancias de aprendizaje a través del reconocimiento de créditos de libre elección. “Esto tuvo un desarrollo incipiente en el marco de los proyectos COVID y en confinamiento en pandemia, pero es necesario ampliarlo, con el fin de lograr una mayor flexibilidad de los aprendizajes a través de la vinculación con otros organismos, territorios y organizaciones”.

Finalmente, la profesora concluyó con una reflexión sobre los 69 años de historia de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile y las dificultades enfrentadas en dictadura y los años noventa, luchas que a nivel triestamental permitieron la creación del Instituto de la Comunicación e Imagen en 2003 y tras casi dos décadas de crecimiento sostenido, junto a la creación de la Carrera de Cine y Televisión, se logró el anhelado sueño de la nueva Facultad de Comunicación e Imagen, momento que se vivió con la proyección de un video que rescató material de archivo de la historia de la Facultad.

 

Compartir:
https://uchile.cl/u189126
Copiar