Proyecto triestamental de FACSO inauguró primera sala de lactancia materna en JGM

Sala Lorenza. Espacio amigo de la lactancia” es el nombre con el que se bautizó la sala de lactancia materna que fue inaugurada el pasado viernes 21 de octubre en FACSO gracias a la organización y al trabajo de un proyecto triestamental que se adjudicó el fondo concursable Premio Azul Comunidad Uchile el 2021.

“El nombre es en honor a una estudiante que, en la movilización feminista, tomó la bandera de instalar el tema de la corresponsabilidad maternal y parental en la Facultad”, explicó Horacio de Torres, coordinador del Área de Equidad e Inclusión Educativa de la Dirección de Pregrado.

Lorenza Duclos, ex estudiante de FACSO, se refirió a la inauguración de este espacio que lleva su nombre y dijo: “Para el mayo feminista de 2018 se hizo evidente que las madres en la universidad existíamos y que teníamos algo que decir.  Este proyecto nos da un lugar físico y es el resultado de cuatro años de activismo por la maternidad estudiantil y la corresponsabilidad social”.

El evento contó también con la participación de la Vicerrectora de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios, Josiane Bonnefoy, quien describió a la Sala Lorenza como “un espacio acogedor, amable y muy necesario para la comunidad, en particular, para las madres y padres de la Facultad”.

“Nos alegramos de que la universidad pueda asegurar el derecho de las mujeres a amamantar a sus hijos e hijas por el tiempo que estimen necesario. Esta iniciativa es fruto de reflexiones, voluntades, inquietudes y trabajos colectivos, que nos permiten avanzar en equidad e inclusión”, añadió la Vicerrectora.

Por su parte, Teresa Matus, decana de la Facultad de Ciencias Sociales, destacó la colaboración triestamental que sacó adelante este proyecto: “Es tan bonito ver a la comunidad unida, a las autoridades, a estudiantes de pre y postgrado, a funcionarias y funcionarios, trabajando en conjunto para cimentar una mejor calidad de vida”.

Más que una sala de lactancia

Además de la creación del espacio físico, el equipo busca generar instancias para instalar el tema de la lactancia materna en la unidad académica. Así lo puntualizó Paola Gaete, matrona y docente tanto de la Escuela de Obstetricia como de Educación Parvularia de la U. de Chile, quien señaló: “Nuestra iniciativa va por varias líneas: la de construcción y habilitación de la sala, el contar con los insumos, y también una parte educativa con talleres y conversatorios”.

“No solo involucra la lactancia, sino que también el cuidado y la corresponsabilidad están presente. Nos interesa que la comunidad se vincule con este espacio”, agregó la también Consultora y consejera Internacional de Lactancia.

En esa línea, el proyecto organizó el primer “Conversatorio triestamental: cuidado y lactancia en FACSO” con el objetivo de dar a conocer la sala y problematizar el tema. Esta instancia contó con la presentación del espacio,  la explicación de su funcionamiento y con el testimonio de estudiantes que expusieron las dificultades de compatibilizar la vida universitaria con la maternidad.

Griselle Salinas, madre y estudiante de Pedagogía en Educación Parvularia, considera que la formación de la Sala Lorenza y las instancias de acompañamiento para hablar sobre lactancia en la universidad son fundamentales. “De repente una transita muy sola con su guagua, pero al existir esta sala vamos a encontrar nuestro lugar, a conocer a otras compañeras y se va a generar un sostén comunitario que contribuye al bienestar emocional”, valoró.

Un fondo concursable para iniciativas triestamentales

Sobre el Premio Azul Comunidad Uchile, que surge en el marco del proyecto UCH20993 “Promoción de la calidad de vida, el desarrollo estudiantil integral y el fortalecimiento de los vínculos comunitarios y sociales desde la extensión y las comunicaciones”, y que otorgó el financiamiento para llevar a cabo la Sala Lorenza, Horacio de Torres señaló que “facilitar diálogos triestamentales es fundamental para atender de buena manera las necesidades de la comunidad. Muchas veces tenemos una mirada muy aislada de lo que es importante porque no están todas las voces consideradas, y yo creo que levantar espacios que fuercen ese diálogo nos permite tener mejores soluciones y respuestas a todas las perspectivas que tenemos”.

“Creo que el Premio Azul es importante en ese aspecto, por lo que yo llamaría a que se mantuviera, se potenciara y se amplificara”, añadió.

De la misma forma, quienes integran el proyecto coinciden en que la creación de esta primera sala de lactancia en el Campus Juan Gómez Millas podría tener un impacto positivo en otras facultades. “Nuestra idea es que esto se siga masificando. Al instalar este tema esperamos que se fomente e impulse la corresponsabilidad en la universidad para que se den más iniciativas como esta”, finalizó Paola Gaete.

Compartir:
https://uchile.cl/u191654
Copiar